Un aperitivo muy vistoso.

INGREDIENTES:
  • 12 espárragos trigueros.
  • ½ masa de hojaldre rectangular.
  • Huevo batido.
  • Semillas de sésamo.
  • Sal gruesa.
  • Aceite, sal, Pimienta.
Para la salsa:
  • 1 ñora.
  • 20 avellanas.
  • 4/5 tomates maduros.
  • Sal y pimienta.
  • ½ vaso de aceite de oliva virgen.
  • 1 cucharada de vinagre.
  • 1 cucharada de pimentón.
  • Guindilla seca picante.
  • 1 diente de ajo.
ELABORACIÓN:

Para preparar la salsa empezamos poniendo la ñora en remojo y seguidamente podemos elegir diferentes métodos para preparar los tomates en función del tiempo y los recursos de los que disponemos. Podemos asar los tomates junto con el ajo en el horno, escaldarlos durante un minuto o bien los ponemos en un plato dentro del microondas (sin agua) durante 5 minutos al máximo de potencia. En cualquier caso una vez cocidos los pelamos, retiramos las semillas y los ponemos dentro del recipiente de la batidora. Retiramos la ñora del agua y con la ayuda de un cuchillo o una cuchara separamos la pulpa de la piel y la tiramos en el recipiente de la batidora con los tomates. A partir de ahí lo vamos batiendo y probando para rectificar de sal, de picante y si hace falta espesarla añadimos más avellanas o una rebanada de pan tostada. Reservamos la salsa y pasamos a preparar los espárragos.

Empezamos lavando los espárragos, los secamos y les cortamos y retiramos la parte más gruesa y dura que tienen en la base. Cortamos la masa de hojaldre en tiras de 1,5 cm. de ancho y las enrollamos en forma de espiral alrededor de los espárragos tal como se ve en la imagen. Los ponemos encima de una bandeja de horno forrada con papel cuisson, los pintamos con huevo y les esparcimos semillas de sésamo por encima. Lo horneamos a 180 grados con calor inferior y cuando se vea la masa dorada ya los podemos retirar, puede tardar alrededor de 20 minutos. Los serviremos antes de que se enfrien acompañados con la salsa romesco.

SUGERENCIAS:

Nosotros también lo hemos acompañado con un queso de oveja curado, contrasta muy bien con el espárrago y la acidez de la salsa romesco.