Un bocado crujiente de una de las hierbas más versátiles de la cocina mediterránea.

La salvia es una de las hierbas aromáticas que más utilizamos
en casa para cocinar. Sus hojas carnosas de olor intenso y agradable son
muy útiles en todo tipo de platos. Hemos descubierto esta receta en el libro de
cocina italiana "La cuchara de plata", donde además, nos recomiendan acompañar
esta salvia rebozada con queso.

Ingredientes:

  • 25-30 hojas de salvia fresca.
  • 1 huevo batido.
  • Pan rallado
  • Sal.
  • Aceite suave para freír.

ELABORACIÓN:

1- Limpiamos las hojas frescas con un poco de agua y las ponemos sobre papel absorbente.

2- Ponemos un huevo en un bol, echamos una pizca de sal y lo batimos.

3- Ponemos pan rallado en un plato y vamos pasando las hojas primero por el huevo y luego por el pan rallado. Las vamos reservando en un plato separadas para evitar que se peguen entre ellas.

4- Calentamos una sartén con un dedo de aceite (sobre todo suave de oliva o de girasol) y cuando esté caliente vamos poniendo las hojas una a una. Al ser delgadas se hacen muy rápido, a la que veamos que empiezan a quedar doradas les damos la vuelta y las cocinamos por el otro lado. Una vez cocidas las retiramos y las ponemos sobre papel absorbente.

5- Las servimos calientes y acompañadas con un queso (recomendamos que sea de pasta blanda y no demasiado fuerte).