Si eres de los que se pelean para conseguir las alitas de pollo al ast, esta receta es el paraíso.

Ingredientes:
  • 8-10 alitas de pollo.

Para la maceración:

  • Zumo de medio limón.
  • Sal/pimienta.
  • Guindilla seca picada (opcional).
  • 1 lata de cerveza.
  • Chorro de aceite de oliva.
  • Hierbas (romero, tomillo, laurel).
ELABORACIÓN:

Para hacer esta receta es recomendable que las 3 partes de las alitas estén cortadas por separado, así nos aseguramos de que todos los trozos se cocerán al mismo ritmo, ya que si la alita esta entera es posible que las puntas queden derechas y se quemen. Si pedimos que nos lo corten en la carnicería nos ahorraremos una buena faena en casa.

1- Ponemos todos los ingredientes de la maceración y la mitad de la cerveza (reserva la otra mitad, no te la bebas!) dentro de un bol, añadimos los trozos de alita y lo removemos hasta que queden todas las piezas de carne bien impregnadas. Tapamos el bol con film transparente y lo tendremos unas horas en la nevera, incluso lo podemos preparar 24 horas antes.

2- Cogemos una bandeja de horno y forramos el fondo y las paredes con papel de aluminio. Nosotros ponemos 2 capas, ya que cuando giramos las alitas podemos hacerle un agujero con las pinzas accidentalmente y todo el jugo nos iría debajo del papel de aluminio, complicándonos mucho la posterior limpieza de la bandeja.

3- Esparcimos las alitas por encima del papel de aluminio procurando de que la parte con la piel más gruesa quede hacia abajo. Añadimos el jugo de la maceración y echamos un buen chorro de aceite de oliva.

4- Seguidamente ya lo podemos poner en el horno a gratinar, debemos procurar de no tener la bandeja en una posición demasiado elevada o se quemarán. Nosotros las hacemos en un horno de gas, donde sólo hay una posición de gratinar, pero si lo hacemos en un horno eléctrico debemos procurar de no poner el gratinador a potencia máxima ya que también se quemarían. Pasados unos 30 minutos veremos que van quedando doradas, las retiramos un momento, damos la vuelta a todas las piezas de alita y lo volvemos a poner 30 minutos más, procurando que no nos quede seca la superficie de la bandeja. Si vemos que todos los jugos han secado podemos añadir un poco más de cerveza. Cuando veamos las alitas bien tostadas y crujientes las retiramos del horno y ya las podemos servir. Debemos tener en cuenta que el tiempo de cocción puede variar en función de la potencia de cada grill.

SUGERENCIAS:
  • El jugo que queda en el fondo de la bandeja esta buenísimo, debemos tener a mano un buen cacho de pan para mojar.
  • Lo podemos acompañar con una salsa tipo mayonesa o alioli ... aunque están tan buenas que no necesitan ninguna salsa.