Una comida muy ligera y completa sin renunciar al sabor.

Ingredientes para 4 personas:

  • 350 gramos de tallarines.
  • 1 pechuga de pollo.
  • ½ pimiento verde.
  • ½ pimiento rojo.
  • 100 gramos de col.
  • 1 cebolleta.
  • 1 zanahoria.
  • 6 champiñones.
  • 1 puñado de cacahuetes o pistachos.
  • Salsa de soja.
  • Aceite suave de oliva o de cacahuete.

ELABORACIÓN:

Antes de empezar es importante tener todos los ingredientes
preparados, pues la cocción será rápida y debemos ser ágiles a la hora de preparar
este plato.

1- Cortamos la pechuga de pollo, los pimientos, la cebolleta, la zanahoria, la col y los champiñones a tiras finas.

2- Ponemos un cazo con agua y una pizca de sal (con precaución ya que la salsa de soja suele ser salada) al fuego y hervimos los tallarines. Intentaremos dejarlos "al dente" y seguidamente los ponemos en un bol con agua bien fría para parar la cocción. Una vez están fríos los escurrimos y los reservamos.

3- Ponemos un wok o una sartén a fuego fuerte con un poco de aceite y salteamos las tiras de pollo removiendo constantemente durante 1 minuto. Incorporamos los pimientos, la cebolleta y la zanahoria, removemos y lo cocinamos durante 1 minuto más. Añadimos la col, los champiñones y los tallarines, echamos un chorrito de salsa de soja y lo removemos todo.

4- Paramos el fuego, echamos los cacahuetes o pistachos picados por encima y lo servimos caliente. Si hace falta, podemos añadir un poco más de salsa de soja, ya que hay de muchos tipos diferentes y debemos ajustar el plato a nuestro gusto en función de su intensidad, o de si es más o menos salada.

SUGERENCIA:

Este plato admite muchas variaciones, como por ejemplo brotes de bambú en conserva, brotes de soja, calabacín o bien podemos sustituir el pollo por colas de gamba peladas.