Un aperitivo digno de fiesta.

Esta receta se podría decir que es la misma que la de los tigres, pero en este caso en vez de mejillones hemos utilizado almejas.

Ingredientes:

  • 1/2 kg. de almejas.
  • 40 gramos de harina.
  • 1 cebolla.
  • 250 gramos de leche.
  • Aceite.
  • Sal/pimienta.
  • Perejil o estragón.

Para rebozar:

  • Harina.
  • Pan rallado.
  • Huevo batido.
  • Aceite para freír.

ELABORACIÓN:

1- Ponemos las almejas en una cazuela con un dedo de agua. Lo tapamos y lo hacemos hervir durante unos 2-3 minutos o hasta que las almejas se abran. Una vez abiertas las escurrimos (podemos guardar o congelar el jugo de las almejas para hacer un arroz o una sopa), las dejamos enfriar y les retiramos la carne del interior. Reservamos las cáscaras para rellenarlas más adelante.

2- Picolo ligeramente la carne de las almejas con un cuchillo y la reservamos.

3- En la misma cazuela donde hemos abierto las almejas echamos un chorrito de aceite, la cebolla cortada en dados pequeños y lo ponemos a cocer a fuego medio durante unos 10 minutos. Una vez la cebolla esté un poco transparente añadimos la harina, lo cocinamos durante 1 minuto más y añadimos la leche, la sal y la pimienta. Lo seguimos cocinando a fuego medio mientras removemos constantemente hasta que quede espeso. Añadimos la carne de las almejas y el perejil o estragón, removemos para integrarlo y lo dejamos enfriar.

4- Llenamos las cáscaras (sin separar las dos partes) con el relleno y seguidamente las pasamos por harina, huevo batido y pan rallado. Las podemos guardar así en la nevera hasta la hora de freírlas.

5- Ponemos un cazo con aceite abundante a fuego medio y freír las almejas durante 2-3 minutos o hasta que queden bien doradas. Cuando las retiramos del fuego las ponemos un rato sobre papel absorbente y las servimos calientes.