Un pariente de la pizza con forma de barca y origen turco.

El pide es un tipo de pan hecho con una masa con yogur y huevo, aunque hay mil versiones, y al que se le puede dar una forma de barca que nos permite poner mucho más relleno que si lo hiciéramos plano como una pizza.

Los italianos han creado la fama de haber sido los inventores de la pizza, pero la verdad es que todos los pueblos que se bañan en el Mediterráneo tienen en su gastronomía algún plato, tanto o más arraigado que la pizza, que combina una base de pan cubierta con verduras, carne o pescado. En Turquia hay el lahmacun o el pide, en Cataluña o en Baleares hacemos cocas y si somos más atrevidos incluso podemos considerar que el durum tampoco deja de ser un pariente de la pizza, pero enrollado.

Nosotros nos hemos atrevido a hacer una variante del pide turco. En nuestra versión hemos cambiado el yogur por leche y con el relleno hemos hecho dos versiones, una con cebolla y chorizo ​​y el otro con Boloñesa, aprovechando que nos había sobrado un poco de la salsa boloñesa que hacemos nosotros. El resultado ha sido espectacular.

Ingredientes para 3 unidades:

Para la masa:

  • 200 gramos de harina.
  • 15 gramos de levadura fresca.
  • 10 gramos de azúcar.
  • 3 cucharadas de aceite.
  • 50 gramos de leche.
  • 1 huevo.
  • 1 cucharadita de sal.

Relleno n.1:

  • Salsa boloñesa
  • olivas negras.
  • queso para fundir rallado

Relleno n.2:

  • Cebolla picada.
  • Rodajas de chorizo ​​crudo.
  • Queso para fundir rallado.

Para decorar:

  • Huevo batido
  • Semillas de amapola.

ELABORACIÓN:

1- Ponemos todos los ingredientes de la masa en un bol. Lo trabajamos, ya sea a mano o con un robot de cocina, durante unos 7-8 minutos. Nos tiene que quedar una masa de piel lisa y que no se pegue en las manos.

2- Hacemos una bola con la masa y la dejamos reposar dentro del mismo bol, tapada con un paño húmedo y hasta que duplique su tamaño (2 o 3 horas).

3- Una vez ha fermentado la masa, la pesamos y la dividimos en 3 porciones iguales (unos 120-125 gramos cada una). Hacemos 3 bolas y las volvemos a dejar reposar unos 30 minutos.

4- Ponemos un poco de harina en la superficie de trabajo y aplanamos cada una de las bolas de masa con la ayuda de un rodillo y les damos una forma ovalada (imagen).

5- Repartimos el relleno por la masa dejando unos 3 centímetros de margen en todo el perímetro y luego lo cubrimos con el queso rallado. Seguidamente plegamos hacia dentro el margen de masa que hemos dejado sin relleno y sellamos las puntas (como vemos en la imagen), dándole así la forma de barca.

5- Ponemos papel de horno en una bandeja y vamos poniendo los pides con la ayuda de una espátula.

6- Pintamos la masa con el huevo batido y la decoramos con las semillas de amapola.

7- Lo horneamos a 200 grados durante unos 7-10 minutos con calor inferior y ventilador. Cuando se vea bien dorado lo retiramos del horno y lo servimos caliente.

Si os gustan este tipo de platos, os recomendamos que mireis nuestra receta de coca de cebolla y butifarra!