Un mar y montaña de bocado.

Ingredientes para 4 personas:

  • 6 alcachofas.
  • Sal/pimienta.
  • Aceite.
  • Perejil.

Para la brandada:

  • 200 gramos de bacalao desalado sin piel ni espinas.
  • 1 diente de ajo.
  • ½ vaso de aceite de girasol o de oliva suave.

ELABORACIÓN:

1- Limpiamos las alcachofas, pelamos el tallo, retiramos las hojas externas y cortamos las puntas. Las ponemos enteras a hervir con una pizca de sal durante unos 15 -20 minutos. Una vez cocidas, las ponemos a escurrir, las presionamos un poco para que suelten todo el agua y las reservamos.

2- Ponemos un cazo pequeño a fuego medio / bajo, ponemos el bacalao desmigado y añadimos el ajo laminado y el aceite. Cuando coja temperatura lo mantenemos a fuego bajo durante unos 2 o 3 minutos para confitar el bacalao, paramos el fuego y lo dejamos enfriar.

3- Ponemos el bacalao y el ajo en el recipiente de la batidora y mientras lo trituramos le vamos incorporando poco a poco el aceite del cazo donde hemos confitado el bacalao. A partir de aquí tenemos que ir observando que la textura quede cremosa y espesa, puede que no haga falta poner todo el aceite o bien que nos quede demasiado espeso, en este caso podemos añadir aceite crudo, que si lo preferimos puede ser de oliva. Cuando tenemos la textura deseada lo probamos y rectificamos de sal si es necesario.

4- Cortamos las alcachofas por la mitad y las ponemos en una bandeja de horno. Las salpimentamos y con una cuchara las rellenamos de brandada . Les echamos un chorrito de aceite por encima y lo horneamos a 180 grados con calor superior e inferior durante unos 5 minutos. Lo servimos caliente con un poco de perejil picado por encima.

SUGERENCIAS:

Si no quereis hacer la brandada, en el mercado hay un gran surtido de brandadas hechas y de muy buena calidad.